Derechos y Necesidades

Tengo la suerte de entrenar en categorías formativas de Baloncesto y he podido presenciar situaciones de todo tipo; desde grandes acciones de compañerismo a impresionantes faltas de respeto. Hay ciertos aspectos básicos del deporte que se dan por hechos cuando, en ocasiones, no lo están en absoluto. Es necesario que todos los implicados en el deporte de formación conozcan los derechos de los deportistas jóvenes especificados en la Carta Internacional de la Educación Física y el Deporte (UNESCO, 1978):

  1. Derecho a participar en las competiciones deportivas.
  2. Derecho a participar en un nivel compatible con la madurez y facultades de cada niño.
  3. Derecho a tener un liderazgo cualificado.
  4. Derecho a jugar como un niño y no como un adulto.
  5. Derecho a compartir el liderazgo y la toma de decisiones en su participación deportiva.
  6. Derecho a participar en un entorno seguro y saludable.
  7. Derecho a una preparación adecuada para la participación en competiciones deportivas.
  8. Derecho a una igualdad de oportunidades para tratar de conseguir el éxito.
  9. Derecho a ser tratado con dignidad.
  10. Derecho a divertirse en su participación deportiva.

Sé que pueden resultar de sentido común o demasiado básicas como para dedicarles estas líneas, pero insisto en que por un lado está la teoría y por otro, la práctica. A pesar de que son muchos los implicados en el deporte joven, los entrenadores y los padres representan una parte esencial de la formación, por ello analizaremos las funciones que cumplen.

entrenadorLos entrenadores de iniciación cumplimos unas funciones concretas en el desarrollo de los jóvenes. Tanto en la teoría como en la práctica, una de nuestras funciones primordiales es la de EDUCAR. Para ello es necesario predicar con el ejemplo pues los entrenadores somos un modelo de comportamiento que debería ser óptimo. Es importante crear hábitos saludables de higiene, alimentación, salud, deporte, etc., así como liderar adecuadamente y ser alguien en quien poder confiar. Otras de las funciones que cumplimos los entrenadores son motivar a los jóvenes, prevenir abandonos deportivos, planificar la temporada y trabajar con objetivos (siempre adecuados a nivel, edad, etc.). También debemos ser buenos comunicadores y capaces de potenciar las habilidades de cada niño; siempre colaborando con los padres.

Por otro lado, Jaume Cruz destaca las siguientes funciones que cumplen los padres en la iniciación deportiva:

  1. Favorecer la participación deportiva de los niños y niñas. Es importante que como padres conozcan la oferta de su localidad y que les animen a participar, siendo el propio ejemplo de los padres la mejor estrategia para favorecer la participación deportiva de los hijos.
  2. Ayudar a sus hijos e hijas a que decidan cómo practicar deporte. Los padres deben asesorar a sus hijos en la elección del deporte y el grado de implicación. Esta elección se debe basar en las preferencias de los jóvenes, siendo el papel de los padres el de ayuda a la hora de analizar las ventajas e inconvenientes de las diferentes opciones.
  3. Ayudar en la elección del deporte sin olvidar las diferencias individuales. Cada niño es único. En este sentido es importante que los padres ayuden a la elección del deporte de sus hijos teniendo presente características del niño como su condición física, su autoestima o su confianza.
  4. Facilitar la participación deportiva y la elección de un club. Es importante confirmar que los monitores y entrenadores aplican los principios psicopedagógicos fundamentales del entrenamiento para jóvenes, además de estar técnicamente preparados.
  5. Mostrar interés por las actividades deportivas de los hijos. La comunicación con los hijos, sean deportistas o no, es uno de los pilares básicos de la educación. Saber escuchar y estar disponible cuando los hijos necesitan algún consejo es uno de aspectos cruciales para poder ayudar a un hijo.
  6. Asegurarse que los niños practican deporte de una manera saludable. Es fundamental que el deporte y la práctica deportiva se desarrolle en un ambiente de diversión y se ponga énfasis en el esfuerzo por realizarlo lo mejor posible.
  7. Ayudar en las tareas logísticas del club o escuela deportiva. La participación de los niños exige importantes esfuerzos organizativos. Por ello es fundamental la implicación de los padres en las tareas de apoyo a los clubes, encargándose de temas económicos, logísticos o de relación con otras entidades.

Como he dicho antes, puede resultar muy rudimentario el contenido de esta entrada, pero mi experiencia demuestra que no siempre están presentes estas bases del deporte de iniciación y formación. Asegurar los derechos y necesidades de los jóvenes deportistas ayudará a su correcto desarrollo.

“El que no comete errores no logrará ningún progreso.”
Theodore Roosevelt (1858-1919)